Los diez mejores estrenos del 2012

Si no las ha visto, eso no impide que pueda leer esta lista. Aquí le cuento de que tratan, cómo fue su paso por la inestable y comercial taquilla local y por qué considero que enaltecen al séptimo arte proyectado en nuestras pantallas. Ni son los blockbusters, ni tampoco es el cine aburrido y sofisticado. Simplemente, es lo mejor.

Por: Fabrizio Ricalde Blume | Ranking

Drive

Estas no son todas las películas estrenadas en el 2012 en el mundo. En realidad, en su mayoría son películas del 2011 o del 2010, porque a nuestra cartelera demoran un largo tiempo en arribar, así que este conteo solo se han considerado las que sí llegaron a las salas de este país durante el año pasado. Pero atención, no voy a mentirle a nadie. Estas películas no son los blockbusters que llenan los cines y las arcas de la industria. Esta lista responde a un gusto que combina cinco componentes que no pueden faltar, al juicio de este su servidor, a toda obra: innovación, ideas inteligentes, entretenimiento, poderío visual y, por encima de todo, habilidad para crear emociones reales. Larga vida al cine.

***

10. ANOTHER YEAR — Toda una vida

El notable cineasta británico Mike Leigh regresa al cine cada dos o tres años con historias de la vida cotidiana de personas ordinarias. Películas que, aunque siempre sencillas en la forma, muy lejanas de efectos visuales y trucos fotográficos, se construyen bajo un guión potente, artesanía para ubicar la cámara y magníficas interpretaciones. Another Year no es la excepción. El drama, con unos toques de comedia negra, cuenta la historia de Tom y Gerri, una pareja ingresando a la vejez con un hijo adulto llamado Joe, quien todavía no ha sentado cabeza. De pronto aparece Mary, amiga de Gerri, una ansiosa mujer madura con problemas de edad y soledad. La pareja tratará de juntarla con Frank, viejo amigo de Tom, aunque ella esté más interesada en Joe, a quien le abre un flirteo directo. Por si fuera poco, el hijo les introduce a sus padres a su nueva novia, una joven llamada Katie.

Estrenada en el Festival de Cannes del 2010, demoró dos años en llegar a nuestra cartelera, que lo hizo durante el Festival de Cine de Lima y, gracias a la buena acogida, pudo ser distribuida en salas comerciales. Como pocas realizaciones fuera de la maquinaria de Hollywood, es casi un milagro que Another Year haya llegado a esta ciudad donde el cine significa animación, acción y terror. Leigh no toca las fibras de las emociones banales y la búsqueda del romance. Por el contrario, desvela un interés natural por retratar el inicio de la vejez, la distancia que se marca con la belleza de la juventud y la eterna soledad de la vida rutinaria. Un lugar donde todos podemos mirarnos al espejo y encontrarnos allí dentro.

09. CARNAGE — ¿Sabes quién viene?

Si hablar del director Roman Polanski no es suficiente, pruebe con el reparto: Kate WinsletJodie FosterChristoph Waltz y John C. Reilly. Estos cuatro actores, figuras del cine mundial, se dan cita en esta adaptación del teatro a la pantalla grande, Carnage, una historia que reúne a sus protagonistas, dos matrimonios, en el departamento de uno de ellos, mientras discuten, en principio de manera civilizada, la reciente pelea que han tenido sus hijos en un parque. Mientras los diálogos van avanzando, el encuentro se irá complicando de manera insospechada, enfrentando estas cuatro personalidades en el fuego cruzado. Todo se desarrolla en las mismas cuatro paredes y la película apenas dura una hora y quince minutos. Uno puede preguntarse, ¿dónde está la gracia?

Pues en sus diálogos, gestos y situaciones histriónicas, donde uno encuentra la brillantez y lo malévolo haciendo conjunción constante. Donde uno de los esposos contesta el teléfono cada cinco minutos, o una esposa escritora no deja de dar discursos morales. Es como comerse un gran pedazo de vida real, es como mirar la adultez y comprobar sus exactas dimensiones. Carnage esconde todos sus placeres en los escondites más profundos, dejando al espectador capaz de descubrirlos mientras ingresa a formar parte de esta obra coral. Lo demás son patrañas. ¿Quién necesita acción cuando el humor desborda por las ventanas de esta peculiar situación? A veces, las risas se encuentren más allá de las bromas y los desnudos. 

08. PERFECT SENSE — Al final de los sentidos

Otra realización británica que no hubiera llegado a las pantallas de nuestro país si no fuera por la distribución del Festival de Cine de Lima.  Perfect Sense aborda quizás el tema más recurrente del año pasado: el fin del mundo. Aun así, el mercado entre distribuidores y público de cine aleja de las carteleras cualquier cinta que no parezca ser un boom comercial, como esta. La historia cuenta como dos extraños se conocen en Edimburgo, en el momento exacto que una extraña epidemia se va abriendo camino entre la población, ocasionando arranques emocionales a los que les sigue la pérdida de uno de los sentidos. Los extraños pasan a ser amantes y van desarrollando una desesperada conexión romántica, mientras se dirigen de la mano a lo que aparenta ser un apocalipsis mundial cuando la epidemia cobra con otro sentido más.

A pesar de su argumento sobre ciencia ficción y dos figuras estelares como Ewan McGregor y Eva Green, la película pasó desapercibida allá donde fue estrenada, quizás por el denso guión y la importante carga de melancolía. Sin embargo, en realidad Perfect Sense es un minimalista y austero retrato de la degradación de los lugares comunes de una sociedad contaminada por lo desconocido y en una necesaria capacidad de adaptarse. Es una fábula reflexiva y rotunda que debe tomarse con pinzas por sus constantes metáforas, pero que sin dudas enaltece una cartelera vendida únicamente al blockbuster de los superhéroes, los dibujos animados y las sagas de terror sangriento. Desde el primer encuentro hasta la escena final, este es un romance con una garra difícil de superar. 

07. SKYFALL

Y si de grandes maquinarias de taquilla se puede hablar, dentro de la segunda mitad del año pudimos contar con Skyfall, película número veintitrés de la franquicia de James Bond y en donde la lealtad del agente 007, el mejor del Servicio de Inteligencia, se pone a prueba hacia su superiora M, cuando el pasado de ella vuelve para atormentarla con rostro y nombre propio. Por si fuera poco, el MI6 sufre un ataque y Bond tendrá que localizar y destruir el grave peligro que representa el villano Silva. Se afirma una constante en todas las películas desde que Daniel Craig es dueño del rol protagonista: el constante vínculo de los orígenes del héroe con la trama, dándole una profundidad superior a la historia, necesaria para involucrar al público de lleno a la acción.

Los logros de esta nueva entrega son sustanciosos. Más de mil millones de dólares en taquilla mundial, cinco nominaciones a los Óscar y algunos otros premios más, y un brutal rango positivo de críticas conforman el gusto general por Skyfall. Ninguna adaptación de la franquicia había integrado el éxito de esa manera desde su estreno, pues es quizás todo lo que se podría esperar de una película del agente: con estilo pero no anticuada, cuidadas escenas de acción, respetuosa de la tradición pero con elementos modernizadores. Skyfall representa una catedral bondiana. Es satisfactoria, inteligente y atractiva, dejando a todos con las manos llenas de expectativas para la inevitable continuación. Pues, seamos sinceros, ¿alguien cree que James Bond desaparecerá pronto?

06. TINKER TAILOR SOLDIER SPY — El Topo

Además de Skyfall, el espionaje ya se había hecho presente durante el año con una película que adapta la primera parte de la historia del agente británico George Smiley, creado en la literatura por John Le Carré, dentro del universo de la Guerra Fría. En la película, el fracaso de una misión especial en Hungría provoca un cambio en la cúpula de los Servicios Secretos británicos. Uno de los expulsados es, precisamente, Smiley, uno de los mejores agentes de su generación. Sin embargo, cuando ya se había hecho la idea de retirarse, le encargan una misión especial: se sospecha que hay un espía ruso infiltrado dentro de los altos mandos del Servicio de Inteligencia, y solo alguien de fuera, como él, puede averiguar de quien se trata. Así comienza la búsqueda del traidor.

El tono lento, soberbio y sofisticado con el que se trabajó esta historia hizo un efecto negativo en la taquilla. ¡Al diablo! Que lujo tener al mejor Gary Oldman en la pantalla, en su salsa, haciendo uso del registro completo y coordinando a la perfección la sinfonía de grandes actores secundarios. Esta es una historia complicada de narrar, es la deconstrucción del típico héroe de acción en uno pausado y terriblemente intrigante. Tinker Tailor Soldier Spy requiere un visionado muy atento, y sus elementos están muy alejados de los regulares cánones que atraen a la gran masa. Pero si es que uno se convence, al menos por un momento, que el cine no es solo ese entretenimiento de un par de horas para matar el rato los fines de semanas o el relajo de los días fatigados, quizás se pueda saborear la delicia. Vale la pena.

05. THE ARTIST — El artista

Se estrenó en Lima exactamente cuatro días antes de su tremenda victoria en la gala de los Óscar en febrero del año pasado. Un hito para la historia: la primera película no anglosajona en levantar la estatuilla dorada principal. De esa manera, el mundo entero pudo verse intrigado por sus extrañas peculiaridades: una película en blanco y negro, además de mudo. Sí, sin un solo diálogo y sin un solo cuadro de color.  ¿Cómo podría conseguir ser atractiva?

The Artist cuenta la historia de George Valentin, una gran estrella de cine mudo a quien la vida le sonríe por completo en el Hollywood de 1927, donde el cine sin diálogos reina y él es el rey. Sin embargo, las puertas se abren para el cine sonora, y la carrera de George corre peligro de quedar sepultada en el olvido, porque su voz no se amolda al formato y él desea seguir haciendo las antiguas cintas. Ante su inevitable caída, la joven actriz Peppy Miller, que empezó a hacer su camino en el cine apoyada por Valentin, se convierte poco a poco en una estrella del cine sonoro lejos de él, a pesar de su profundo amor no declarado.

El director Michel Hazanivicius logra un guión sin diálogos que, bajo premisas sencillas, pone en marcha una maquinaria de emociones que consiguieron atrapar en una sola bolsa al público y a la crítica, mezcla necesaria para ser reconocida por lo general como la gran película del 2011. Todos hicimos caso omiso a sus peculiaridades y su sencillez, porque en The Artist la historia fluye con inteligencia, gracia y sentimiento, y todos los espectadores salimos con una sonrisa duradera, aplaudiendo, bailando y con el alma en gozo.

04. MOONRISE KINGDOM — El reino bajo la luna

El suceso en las carteleras de este año de mayor injusticia. En esta ciudad las cadenas de cine principales suelen diferenciar bajo el seudónimo de ‘cine arte’ a todas aquellas películas con pocos componentes comerciales, y etiquetadas como independientes, de bajo presupuesto o el error de catalogarlas como ‘cine de autor’, como si todos estos fueran géneros. Lo que no saben es que el estudio de mercado está mal hecho. Una película bajo esos catálogos no necesariamente está descartada para ser un éxito de taquilla. Una película tiene un público por su argumento y forma técnica, en primer lugar, y hay que enfocarla a ese público sin mentir diciendo que todas serán lentas, aburridas e introspectivas.

Moonrise Kingdom es una película completa. Tiene metáforas, acción, risas, drama, conflicto, romance, grandes actuaciones, actores famosos e impecables, estética original y cuidadosa, música en estado de gracia, detalles de lujo, talento, emoción y un largo etcétera. Cuenta la historia de dos jóvenes niños que se enamoran en su pueblo natal sobre una pequeña isla y escapan para vivir solos, lo que lleva a sus familiares y amigos salir en su búsqueda. El director construye una perspectiva del amor adolescente con autenticidad, que puede reflejar los deseos de cualquiera, la edad es lo de menos. Lástima que esta historia completa solo se estrenara en un complejo cinematográfico, con apenas dos horas al día, durante un par de semanas.

03. DRIVE

Es raro que una película tan perturbadora y original llegue a nuestras salas con tanta publicidad a cuestas. Pero si lo piensas por dos segundos, la fama del actor protagonista es tan fuerte que no es tan difícil de imaginar. Pero claro, una vez dentro de las salas, las risas y simpatía de Ryan Gosling desaparecen por completo y queda un frío, introspectivo, silencioso y sombrío personaje que se devora la pantalla gigante a pesar de sus pocos diálogos. Se llama Driver, y durante el día trabaja en un taller y es doble de secuencias de acción, pero en algunas noches, trabaja como chófer para delincuentes. Su mundo cambia cuando conoce a Irene, una guapa vecina con un hijo pequeño y un marido en la cárcel. Sin embargo, es probable que ya esté suficientemente embarrado como para cambiar su vida.

Hay un baño de sangre cubriendo la película y a la mitad de los espectadores, aunque las salas siempre tuvieron una buena asistencia allá donde la película se estrenó. Es decir, los espectadores pudieron apreciar una brillante obra de artesanía, tan metida en su violencia ultramoderna, poniendo delante de los ojos un aroma intenso y perturbador que elabora quizás el thriller que requiere mayor cautela en el visionado que se haya hecho en muchos años. ¿Un héroe que apenas habla y nunca dice sus sentimiento a la mujer por la que quiere cambiar? Su fórmula es complicada, pero sus gozos son infinitos, e invitan a estar enamorado de este arte de las imágenes y a no dejar de proponer que el espectador se lo tome con un poco menos de ligereza.

02. THE GIRL WITH THE DRAGON TATTOO — La chica del dragon tatuado

Maquinaria publicitaria con estilo. Eso es lo que hace falta para atrapar a los paladares más exigentes y también a la parte más popular. La novela policial más leída de los últimos años, esta es una película que la taquilla saborea con gusto interno, una intriga que atrapa desde que se abre el primer fotograma o desde que aparece el impresionante personaje principal de Lisbeth Salander, quien en la historia ayuda a Mikael Blomkvist a descubrir al asesino que pueda haber acometido un asesinato cuarenta años atrás de una joven. Mikael es un periodista que intenta librarse de una acusación de difamación en su contra ayudando al tío de la joven, un hombre millonario y misterioso, que lleva todos estos años esperando que la desaparición de su hija sea resuelta. Para él, Blomkvist es el hombre perfecto para resolver el crimen. 

El director David Fincher lleva varios años encontrando la fórmula perfecta para convertir en oro todo lo que toca, y no parece haber fecha cerca para la excepción. Una película oscura, hipnótica, que ofrece una posición dura del mundo, pero que logra conectarse con un público que se arrodilla a suplicar por más cuando el reloj va avanzando. Y se descubren también halos de comedia y algún lejano aroma de sofisticado romance, como una noche que se puede cortar con un hilo. Esa atmósfera esta hilvanada con talento de maestro y sobran las palabras para poder declarar sus atributos. Entretenimiento, emociones e intachable fuerza visual. O si lo quiere más resumido: cine.

01. THE TREE OF LIFE — El árbol de la vida

Triunfó en el Festival de Cannes ha comienzos del 2011 y aun así parecía improbable que llegara a estos cines en algún momento. Pasó el Festival de Cine de Lima y tampoco fue ese el camino. Especialistas y entendidos comprendían que la película nunca podría pasar por las pantallas grandes de este país y cualquiera podía recomendar verla recurriendo a la piratería. ¿A qué se debía esto? Pues los espectadores que acudimos a las salas cuando finalmente fue estrenada en marzo del 2012, gracias a las tres nominaciones que obtuvo en los Óscar, incluido mejor película, pudimos comprender la razón. En las salas de cine, todas las personas que habían ido sólo para pasar un momento entretenido —es decir, la gran mayoría— se quedaban paulatinamente dormidos en las butacas y los ronquidos no paraban de escucharse.

Terrence Malick regresó a la dirección con su quinta película en cuarenta años y firmó quizás la más innovadora y única de todo su repertorio y, por qué no, de todo el cine americano. The Tree of Life no tiene comparación por una razón: su historia no está construida bajo los parámetros clásicos de narración, donde una historia lineal se desarrolla bajo tres actos. En cuentas simples, se parece más a un poema representado en imágenes, con pocos diálogos, muchos planos largos y metáforas que brotan de las formas y colores de la pantalla y ni siquiera de la boca de sus protagonistas. Existen unos personajes, como Jack, un niño de los suburbios cuya madre representa el amor y la ternura, y cuyo padre, la severidad y el orden. Así podemos apreciar el recorrido de la niñez a la adultez para explicar como influye los hechos de la infancia en la determinación de una vida.

Algunos, los que buscaban una historia rutinaria de familias con Brad Pitt y Jessica Chastain en los roles protagónicos, se sintieron defraudados y hasta abandonaron la sala por todo el discurso metafórico y la ausencia de lo convencional. ¿A quién le importa? Pasará mucho tiempo y se seguirá hablando de cómo, en una época donde el cine comercial domina todo, Malick volvió a entregar una sinfonía a su propio estilo. Él coloca la cámara donde se encuentra la belleza, y la va moviendo mientras pinta el lienzo más hermoso. Todos los planos están perfectos, como un homenaje para toda la capacidad de percepción humana. ¿Aburrida? Al extremo, pero solo si es que se mira con el cristal equivocado. Y si se atreve a verla, hágalo con los ojos abiertos y mucha atención. Quizás así pueda verificar si sus sentidos todavía siguen funcionando o ya se vendieron al mejor postor.

Anuncios