Mercado troyano con cerveza en mano

  • El mercado peruano de cervezas era un monopolio, luego de que Backus comprara a sus dos competidoras de los años 90.
  • A pesar del alto costo de entrada, Ambev Perú y luego Ajegroup empezaron a hacerle la competencia, pero aún poseen un porcentaje muy pequeño del mercado.
  • Los peruanos estamos por debajo del promedio mundial en consumo de cerveza, siendo los hombres entre 25 y 34 los que más la toman.

Foto: zean084.deviantart.com

Un artículo de Nicolás Oyague
Las reuniones sociales no serían lo mismo sin el invitado que viste de vidrio o de lata y nos acompaña en cada conversación con su fluida naturaleza cristalina; aquél que, luego de conversar muy de cerca y de manera repetida, termina mareándonos. En promedio, el peruano consume 45 litros de cerveza durante el año, cifra que ha ido en aumento con el pasar del tiempo. ¿Somos amantes de la cerveza? Aún estamos por debajo del promedio mundial, que es entre 50 y 60 litros. Además, comparados con otros países como Venezuela, México y Brasil, que consumen 80, 61 y 57 litros por persona al año, estamos en pañales.
¿Qué más caracteriza al consumidor peruano? Uno de los aspectos relevantes es el licor que acompaña a la cerveza, en el caso de que esta se agote o, para los más avezados, de manera intercalada. Para nuestra Lima querida, el principal acompañamiento es el ron, seguido por el vino, el whisky y el pisco. Por otro lado, podemos pensar en la edad de la persona que consume: estudios señalan que existe una tendencia a tomar cerveza y otras bebidas alcohólicas cuando la persona tiene entre 25 y 34 años de edad. Quienes tienen menos de 25, pueden pensar seriamente si aumentará su consumo de alcohol para entonces. Otro indicador es el sexo, siendo el hombre quien tiende a consumir mayores cantidades. Las razones serán conocidas por ellos.
Ahora bien, por el lado de las empresas, podemos decir que el mercado es un campo de batalla. La historia empieza a inicios de los años noventa, cuando existían tres grandes fabricantes de cerveza: La Compañía Nacional de Cerveza (CNC), la Cervecería del Sur (CERVESUR) y la Cervecería Backus y Johnston. Ellas tenían una posición aventajada, pues eran pocas. Además, en 1960 habían logrado un acuerdo para estandarizar las botellas de vidrio y bajar los costos, con lo que se promovió el consumo. Pero la CNC entró en problemas y fue comprada por Backus, quien terminó por fusionar sus plantas. Esta, entró en competencia con la restante, CERVESUR, y también logró comprarla en el 2000.
En términos legales, puede existir un monopolio, que es una situación de mercado en la que solo existe una empresa que ofrece el producto y donde no es lícito que abuse de su poder. Es aquí donde el Estado debe intervenir. Era difícil para un competidor entrar al mercado por el alto costo en el que tenía que incurrir. No obstante, en el 2005 entró Ambev Perú, previa batalla legal por el tema de las botellas de vidrio y, más tarde, Ajegroup en el año 2007. Sin embargo, aún se muestra la posición de poder de Backus, pues cuenta con una alta participación en el mercado, seguida por Ambev y luego Ajegroup. Para el 2009, la relación era de 88.4%, 8.1% y 1.8%, en el mismo orden.
La guerra entre dichas empresas se observa, principalmente, en tres indicadores. En primer lugar, tenemos el tema del marketing, que representa un alto costo para una compañía. Luego, tenemos la diferenciación de productos. Las tres empresas los orientan por región; por ejemplo, Backus vende una mayor cantidad de cervezas de la marca Arequipeña en el Sur, mientras que en Lima son Cristal, Pilsen y Cusqueña. Además, según el nivel de ingresos de los consumidores, destinan presentaciones Premium como Peroni, Corona y Tres Cruces, para Backus, Ambev Perú y Ajegroup respectivamente; así como para los jóvenes Barena, Brahma y Club. Finalmente, tenemos la guerra por el lado legal, entre los que destacan la violación de los principios de veracidad y lealtad que castigan la competencia desleal y el problema de intercambiabilidad de envases ocurrido antes de la entrada de Ambev Perú.
En suma, es una situación difícil para las empresas con tres flacos de batalla. Un mercado troyano que pelea el día a día por ganarse a los consumidores. Sin embargo, a nosotros, como buenos ‘cheleros’, puede no importarnos la composición del mercado ni las características que presenta, con tal de poder seguir disfrutando con nuestra cerveza en mano.
Anuncios