EEUU: ¿De dónde salieron estos dos?

  • Barack Obama tuvo una infancia dura luego de que su padre, oriundo de Kenia, abandonara el hogar.
  • Estudió ciencias políticas en Columbia y leyes en Harvard.
  • Su salto a la fama ocurrió en el discurso que dio en la Convención Demócrata de 2004, tras la cual sería comparado con Martin Luther King.
  • Mitt Romney ha sido misionero mormón en Francia. Su fe lo lleva a oponerse a medidas liberales como la legalización del aborto o el matrimonio homosexual.
  • Se presenta como un buen administrador, tras reflotar la empresa Bain & Company y salvar la organización de las Olimpiadas de Invierno de 2002.
  • Su periodo como gobernador de Massachusetts ha sido motivo de elogio en la parte económica.

Foto: BBC Mundo.

Ya empiezan a aparecer los primeros resultados de los comicios del país con la economía más grande del mundo y es probable que a los electores estadounidenses ya no les interese esta pregunta, háyansela hecho antes o no. Sin embargo, usted, ¿sabe de dónde salieron? Tan disímiles en sus propuestas, la vida de los dos principales candidatos a ocupar (o re-ocupar) el despacho oval confluye y se aleja en distintos puntos de la historia, plasmándose de manera fascinante en la imagen que proyectan hoy. Así es, no todo es blanco o negro.
Obama, el primero

Foto: BBC Mundo.

“Comencé a notar que no había nadie como yo en el catálogo de navidad de Sears… y que Santa era un hombre blanco. Fui al baño, me paré en frente del espejo con todos mis sentidos y extremidades aparentemente intactas, luciendo de la misma forma que había lucido siempre, y empecé a preguntarme si algo estaba mal conmigo”.

Barack Hussein Obama le ganó a la discriminación desde muy pequeño. Hijo de un keniata y una hawaiana, nació el 4 de agosto de 1961 en Honolulu. Su padre, Barack Obama Sr, cambió el cuidado de ganado en las sabanas africanas por la Universidad de Hawaii, luego de ganar una beca de estudios. En sus aulas conoció a Ann Duham, una muchacha oriunda de Kansas cuyo padre se había enlistado en el ejército luego del ataque japonés a Pearl Harbor. Se enamoraron y se casaron solo seis meses antes de que naciera el pequeño Barack.
El matrimonio no duró mucho y en 1964 se divorciaron, luego de que Obama Sr. dejara el hogar en busca de un PhD en Harvard. La vida del Barack cambió un año después, cuando su madre conoció al entonces estudiante indonesio Lolo Soetoro, con quien se casó y tuvo a su media hermana, Maya. A raíz de ello, tuvieron que mudarse a Jakarta, capital del país de su padrastro, en donde, a pesar del credo musulmán que profesan la mayoría de indonesios, Barack fue a una escuela cristiana. Hoy, a pesar de que se ha rumoreado que es musulmán, él reafirma constantemente su fe cristiana.
Su niñez transcurrió en ausencia de su padre biológico. A los diez años, fue enviado de vuelta a Hawaii para vivir con sus abuelos paternos e ingresó a la Punahou Academy. Al ser uno de los únicos tres niños negros que asistían a su escuela, tuvo que aprender a lidiar con el racismo desde muy pequeño. Desde ahí, no pararía hablar a favor de los derechos de los afroamericanos y las minorías.
Su padre murió en un accidente de tránsito en Kenia, a donde había ido a trabajar para el gobierno, cuando él tenía 21 años. “Cuando murió, mi padre seguía siendo un mito para mí”, contaría luego. Estudió ciencias políticas en la universidad de Columbia, en Nueva York, y se mudó a Chicago en 1985. Durante este tiempo, Obama decidió reconciliarse con sus raíces y visitar la tumba de su padre y a sus parientes en Kenia. “Me senté al lado de las tumbas y lloré por un largo tiempo”, dijo, ante la incredulidad de que todas las dificultades de su vida parecieran converger en aquel pedazo de tierra.
Regresó renovado y conoció a su actual esposa, Michelle Robinson, Sra. Obama desde 1992. Después, se fue a estudiar leyes a Harvard y allí marcó un primer hito. La historia de la prestigiosa publicación Harvard Law Review se remonta a 1887 y en todos esos años nunca había tenido un editor negro. Obama fue el primero.
En 1995 publicó su autobiografía, un éxito de ventas titulado Dreams From My Father: A Story of Race and Inheritance, en donde cuenta que consumió marihuana y cocaína en algún momento de su vida. Se ha comentado, sin embargo, que exagera muchos sucesos de su vida para hacer parecer a “los retos que superó más dramáticos”.

Foto: BBC Mundo.

Desde que empezó a hacer política en Illinois, Obama fue un férreo crítico de las intenciones de George Bush de ir a la guerra en Irak. “No estoy en contra de todas las guerras, estoy en contra de las guerras estúpidas”, decía. En 2004 fue electo senador nacional y ese mismo año John Kerry, candidato demócrata a las elecciones, lo llamó a que hablara en la Convención de su partido. Luego de 17 minutos de discurso, el hasta el momento desconocido senador por Illinois, pasó a estar en los ojos del mundo como una mezcla contemporánea de Martin Luther King con John F. Kennedy.
El resto de la historia todos la saben. El 10 de febrero de 2007 lanzó su candidatura a la Casa Blanca, luego de vencer a Hillary Clinton en las primarias demócratas. Al año siguiente entró en la historia al ser el primer presidente afroamericano de la primera potencia mundial. Hoy, su popularidad –que se basa logros como la reforma de atención sanitaria, la derogación de la ley “Don’t ask, don’t tell” que prohibía a los homosexuales estar en el ejército si aceptaban su opción sexual o la muerte de Osama Bin Laden– lo lleva a ser el candidato de su partido en competir por la relección.

Romney, directo de la fábrica

Foto: BBC Mundo.

La vida de Willard Mitt Romney tiene menos sobresaltos. El candidato de ojos claros y que siempre lleva el pelo blanco perfectamente peinado hacia atrás parece haber salido de la fábrica de candidatos directo al podio republicano. Nacido en Detroit, Michigan, el 12 de marzo de 1947, lleva la política en la sangre ya que su padre, George Romney, llegó a ser gobernador de su estado natal. Curiosamente, al igual que Mitt en 2008, su padre también perdió las primarias, fracasando en su intento de convertirse en el candidato republicano en 1968.
A diferencia de su contendor demócrata, vivió en el seno de una familia mormona, fe que adoptó y que hoy le trae grandes problemas para sintonizar con el electorado liberal. Según una investigación del Washington Post, Romney solía discriminar a los niños que eran o parecían homosexuales durante su época escolar. Hoy se opone a las leyes que permiten el matrimonio entre personas del mismo sexo en algunos estados del país.
Romney se casó con Ann Davies, miembro como él de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, en 1969 y con ella ha tenido cinco hijos, Tagg, Matt, Josh, Ben y Craig, y ahora 18 nietos. Precisamente de un viaje familiar nació la anécdota que tantas veces se ha contado en esta campaña, cuando  ató a su perro en el techo de su carro por faltarle espacio dentro. Organizaciones por los derechos de los animales no han perdido la oportunidad de vapulearlo por ello, tanto como los asesores de sus competidores al sillón presidencial.

Foto: BBC Mundo.

Al igual que Obama, Romney estudió leyes en Harvard, pero también finanzas, graduándose en 1975. Se pasó dos años como misionero de su religión en Francia y luego regresó para dedicarse al mundo empresarial. Y así se ha presentado a los electores: como un gran gestor. Luego de trabajar un tiempo en la consultora de Boston Bain & Company, decidió en 1984 separarse y fundar Bain Capital. Sin embargo, una década después regresó para hacer resurgir a la primera, que se encontraba en una pésima situación económica. Algunos críticos dicen que, quien hoy critica la intervención del Estado en la economía, utilizó fondos de rescate para reflotar la compañía.
Lo cierto es que su reputación como gran administrador terminó de gestarse cuando fue llamado a salvar los Juegos Olímpicos de Invierno de 2002 en Salt Lake City, Utah, que se desmoronaban en medio de falta de dinero y acusaciones de faltas éticas. Su éxito lo llevó a ser elegido gobernador de Massachusetts en 2003, estado que, sin embargo, no parece dispuesto a votar por él en estas elecciones. ¿Por qué? Massachusetts ha sido siempre un lugar progresista que votó por Romney solo porque este se presentó como un candidato centrista y pragmático. Hoy, todo lo contrario, se ubica en el lado más conservador de las opciones.
La gestión de Mitt Romney como gobernador fue muy elogiada. No obstante, se le critica haber implementado un plan sanitario idéntico al que hoy desaprueba de su oponente. Además, su estado fue el primero en permitir el matrimonio homosexual, por una orden judicial que él solo pudo reprobar, mas no cambiar.
Confiado en ser el candidato republicano en 2008, decidió no volver a postularse a la gobernación. El senador John McCain, sin embargo, llegó a sacarle tanta ventaja que decidió retirarse anticipadamente, habiendo perdido 45 millones de dólares de su propia fortuna en la campaña.
No obstante, no se quedó de brazos cruzados y fue un duro crítico del gobierno de Obama, a quien hoy acusa de ser el culpable de que Estados Unidos aun no haya salido de la crisis financiera que estalló en 2009. Hoy, como candidato republicano, propone una menor intromisión del Estado en la economía, con menor gasto y, por ende, menor necesidad de endeudamiento público. Su postura conservadora se ha relajado un poco, pero se mantiene en contra de temas como el aborto o la legalización de los migrantes. “No podemos premiar una acción ilegal con la residencia permanente”, ha declarado en su forma peculiar y extrañamente directa en política de decir las cosas.
Anuncios