Star Wars, una historia que renace

  • La primera trilogía generó en George Lucas una fuerte hipertensión y la destrucción total de su vida personal: un divorcio casi termina con su fortuna.
  • Años después, ya más maduro, se decidió por traer de vuelta las aventuras contando el inicio de la historia de Anakin Skywalker en una trilogía precuelas.
  • A pesar de indicar hasta hace unos meses que no habían planes para continuar la historia, la franquicia fue vendida a Disney y los nuevos productores no tardaron en dar la noticia: Episodio VII está en camino. 

Una historia comienza: episodios IV, V y VI

Algunas veces ha dicho que se inspiró en los comics de la saga de aventuras espaciales Flash Gordon, publicada en la década de los años treinta, y otras veces que los elementos vinieron a su mente cuando completaba su primer largometraje, THX 1138, un policial futurista con androides. Su colaborador y amigo Walter Murch ha indicado que, en realidad, es una versión transubstanciada de Apocalypse Now, película que planeaba dirigir.
Sea como fuera, la única verdad es que George Lucas empezó la creación de la primera película de Star Wars después de presentada su cinta American Graffiti en 1973 para Universal Studios, inventando nombres raros y asignándoles posibles características. Esa recolección, que incluía lugares y fechas, la usó para crear una compilaciones de dos páginas a manera de sinopsis que tituló “El diario de los Whills”, que contaba la historia del hijo de un famoso piloto, entrenado como un “padawaan” aprendiz de una reverendo “Jedi-Bendu”. Frustrado porque sus colaboradores le dijeron que era una historia muy difícil de entender, inició otro relato adaptando La fortaleza escondida de Akira Kurosawa, pero el proyecto nunca fue financiado.
Al año siguiente, Lucas se decidió en terminar una sinopsis, donde incluyó a una raza de pilotos, llamados Jedi, y sus enemigos oscuros, llamados Sith. Eligió como protagonista a un joven adolescente. Además, visionó a un contrabandista de nombre Han Solo, pero inicialmente con la apariencia del personaje Geedo —un monstruo verde que Han asesina en una cantina de Mos Eisley—. Basó al personaje de Chewbacca en su perro malamute de Alaska llamado Indiana —de dónde está inspirado el héroe Indiana Jones—. Estos dos últimos personajes serían amigos. Los elementos se enriquecieron con ideas extraídas de la película de Kurosawa, y en los siguientes meses fueron introduciéndose el personaje de Darth Vader, la relación padre e hijo entre Annikin y Luke. Por supuesto, también estableció el concepto de La Fuerza como el poder sobrenatural dominante.
Luego de muchos borradores, el primero de enero de 1976 fue presentado a la productora 25th Century Fox el guión de pre producción llamado “The Adventures of Luke Starkiller” y consiguió un presupuesto de 8 millones de dólares para comenzar el rodaje —aumentó 3 millones más al finalizar la producción—. Al inicio, la historia original presentada en toda la primera trilogía debía aparecer en una sola película, pero Lucas se atrevió a dividirla en tres partes por la cantidad de elementos que logró crear. Como él mismo diría, la historia nunca estuvo completa y fue cambiada constantemente en el tiempo.
Así se llegó al verdadero nombre de la primera edición: Star Wars, pensando en hacer la segunda parte, Star Wars: The Empire Strikes Back, y una tercera, Star Wars: Return of the Jedi. La producción de la primera versión generó ataques de hipertensión en el director por presiones de la productora tras haber invertido tanto en una película que inicialmente no superaría los 200.000 dólares. Se sabe que siempre fue su intención nombrar la primera parte con el número IV, haciendo referencia a la historia pasada, pero la productora aseguró que esto confundiría a la audiencia porque pensarían haberse perdido las primeras partes.
Aprovechándose del éxito rotundo de la cinta estrenada en 1977, cambió el nombre original por el de Star Wars IV: A New Hope, a razón de un reestreno dos años más tarde, previo a la presentación de The Empire Strikes Back. La película consiguió seis premios de la Academia, avasalladores elogios de la crítica y una gran remuneración en la taquilla. La historia rápidamente se convirtió en parte de la mitología popular, en gran medida porque Lucas se aseguró que se creara toda clase de historietas, novelas, artículos y hasta películas para televisión —como La Caravana del Valor—.

Primer renacimiento: episodios I, II y III

Sin embargo, no todo era color rosa. Para el momento que Return of the Jedi se iba a producir, las realizaciones anteriores habían sido agotadoras y costosas para el creador, desintegrando por completo su vida personal. Solo aceptó dirigir la primera de las tres entregas y empezó a decir en entrevistas que su trabajo en la saga había terminado e, incluso, el borrador del guión del último episodio hacía terminar a Darth Vader como un ser carismático. El cineasta Lawrence Kasdan fue contratado para terminar el guión y dio una redención al personaje oscuro, finalmente desenmascarado.
Star Wars VI: Return of the Jedi se estrenó en 1983 y, a partir de ahí, Lucas se enfrascó en una batalla legal de divorcio, que finalizó en la pérdida de gran parte de su fortuna cuatro años después. Además, el cineasta aclaró que no tenía ningún interés de regresar a Star Wars y oficializaba la cancelación de una trilogía secuela —en ese entonces, Lucas había expresado que esta trilogía inicial era el centro de un total de nueve películas—.
Recién en 1993, diez años después del último estreno y dieciséis años después de su última dirección, comenzó a hablar sobre la posibilidad de realizar la trilogía de precuelas. La explosión de una nueva tecnología cinematográfica, CGI, y la larga audiencia comprobada a lo largo de una década en diferentes mercados, además del hecho que sus hijos ya habían crecido lo suficiente para volver al trabajo duro. Estructuró la historia a partir de los orígenes de Anakin Skywalker, padre de Luke, en lugar de historias que completaran vacíos en la trilogía original de manera tangencial, como estuvo planeado desde el inicio, y así convirtió toda la serie en una Saga.
Al año siguiente, George Lucas inició un proceso de creación titulado “Episode I: The Beginning”, y aseguró que dirigiría las tres partes de la trilogía así como las produciría y escribiría él mismo. La idea de la segunda película partió de una frase de la Princesa Leia en la primera película de 1977, donde habla sobre “la guerra de los Clones”, donde una tropa armada de clones atacaba a la República (máxima organización interplanetaria) y eran repelados por los Jedi.
Para cuando las dos primeras partes estuvieron completadas, Lucas recién se sentó a escribir el tercer episodio, que tuvo diferentes cambios a lo largo del tiempo en la organización de los hechos allí narrados. Uno de los más significantes fue modificar la razón por la que Anakin Skywalker cae en el lado oscuro, finalmente por una travesía para salvar la vida de Padme, diferente a la primera versión donde él creía genuinamente que los Jedi eran villanos y esperaban tomar la República. 
Como se puede entrever, George Lucas nunca supo a dónde iba la historia desde que la comenzó a crear y varias veces ha admitido como una exageración todas las veces que se ha referido a un “extenso material” elaborado sobre la historia desde el inicio. Esto responde a una estrategia de mesura y publicidad para que el público no pueda sentir que la historia estaba narrada bajo la perspectiva de otro creador. 

Segundo renacimiento: episodios VII, VIII y IX

El éxito comercial de la trilogía estrenada entre 1999 y 2005 se mantuvo en relación a la saga original y una nueva legión de seguidores dentro de una nueva generación adoptó esta historia como suya. Un Lucas maduro y entregado al proyecto no titubeó hasta verlo finalizado y volvió a agarrarse del merchandising y las habilidades de una producción de lujo para sacar adelante la franquicia.
Al fin completada la Saga de seis películas, George Lucas se mostró completamente reticente a trabajar de nuevo en esta historia, alegando que “las películas eran la historia de Anakin y Luke Skywalker y, cuando el último salva la galaxia y redime a su padre, la historia termina. Es mi película, con mi nombre en ella, y la hago de la manera que quiero”, ha indicado numerosas veces. En enero del 2012 anunció su retiro absoluto de las películas de largo presupuesto, alegando su interés por pequeñas producciones artísticas.
Mucho se ha hablado sobre una posible saga que continúe la aventura de Luke Skywalker después del episodio seis, incluso se han deslizado historias en videojuegos y series. Ante esto, Lucas se ha mostrado alejado en los últimos años, indicando que no hay más que contar y que él solo es quien “construyó la caja de arena donde todos juegan”. Lo que en un inicio comenzó como una clara intensión de hacer nueve películas, luego se convirtió en una rotunda negativa por la explotación personal que significa crear más. “Cuando comenzó el proyecto, se me ocurrió decir que cuando Harrison Ford y Carrie Fisher (protagonistas de la trilogía original) tengan setenta años, podríamos crear otra serie de películas con sus aventuras a esa edad. Lo que no me daba cuenta en ese entonces, era que cuando ellos alcanzaran esa edad, yo también la tendría”.
Todo lo antes mencionado tiene un final, dado hace pocas semanas, cuando la compañía productora cinematográfica Walt Disney anunció la compra por más de 4 mil millones de dólares de los derechos de la franquicia completa al adquirir la empresa productora que fundó George Lucas, Lucasfilms.
Como primer proyecto, la compañía ha anunciado la preparación de Star Wars Episode VII, continuación del último capitulo en orden cronólogico, estrenado en 1983, Return of the Jedi, bajo la producción de Kathleen Kennedy, eterna productora asociada de la firma original. El estreno de la película estaría planificado para el 2015 y se han hecho algunos bosquejos de lo que sería el argumento de esta nueva realización, como que podría situarse treinta años después de los hechos del último capítulo, en las aventuras de Luke Skywalker por volverse un caballero Jedi de primera clase y la reconstrucción de la República.
Sin embargo, el gerente general de Disney, Bob Iger, ha informado que “la historia es tan amplia en personajes y ambientaciones que puede presentar cualquier argumento que sirva como continuación, no necesariamente lo expresado o creado anterior o posteriormente por el creador original”.
Aunque no exista todavía suficiente información sobre la trama de la historia, sobre quienes serán los protagonistas o sobre los entre telones de la producción, algo que parece claro es que George Lucas solo participará como un consultor creativo. Después de años de involucrar su vida íntegra a esta historia, parece que los días del ‘padre de Star Wars’ han llegado a su fin, pero la historia todavía tiene mucho por contar. A seguir resucitando.
Anuncios