La ciudad de la furia

  • Es necesario reubicar el mercado mayorista en pos del ordenamiento de la ciudad.
  • Lo sucedido en La Parada fue una falta de previsibilidad de conflicto y una coordinación ineficiente con la PNP.
  • Parar sacar rédito político del operativo La Parada es vital comunicar sus logros, responsabilizarse por los errores y establecer mecanismos de apoyo a los afectados.

Fuente: Correo.

Un artículo de Henry Ayala.
Ha sido una semana bastante activa en temas políticos, sobre todo para nuestra alcaldesa. Los disturbios en el mercado mayorista de La Parada han creado un clima de conmoción y críticas para Susana Villarán. En esta ciudad llena de mafias y delincuencia, ¿la veremos caer? Todo depende de cómo se maneje a futuro el tema de La Parada y la comunicación sobre el mismo.

Preparación

La reubicación de los comerciantes del mercado de La Parada hacia Santa Anita no era ninguna novedad. Fue una estrategia planteada desde inicios de la gestión de Fuerza Social y que en algún momento llegó a contar con la aprobación de la mayoría de comerciantes. Sin embargo, con el pasar del tiempo, los dirigentes del mercado movilizaron a los dueños de puestos comerciales para enquistarse en estos hasta que la alcaldesa desista de su plan.
¿Por qué es necesario reubicar el mercado mayorista? La Parada es uno de los bastiones más antiguos de desorden y caos dentro de la ciudad, por lo que, al no ser eficazmente regulado por la municipalidad, genera insalubridad y delincuencia. Ahora bien, esto no es excusa para dejar sin empleo a miles de comerciantes, por lo que la Municipalidad estableció planes de empadronamiento e incentivos para lograr que la reubicación no genere conflictos o desempleo. Ante la negativa de gran parte de los comerciantes para reubicarse, el municipio decidió colocar muros de concreto para cerrar el paso a los camiones abastecedores. Ahí fue donde estalló la guerra.

Implementación

Luego de varios muertos y un centenar de heridos, la opinión pública le ha dado la espalda a la administración Villarán argumentando cuán pésimo fue el operativo del jueves pasado. Basta volver a ver las imágenes de la gresca entre comerciantes / matones contra nuestra desvalorada policía nacional para darnos cuenta del desorden y angustia que se vivieron en toda Lima. Las alertas de saqueos hicieron pensar que la violencia estaba más cerca de lo que aparecía en la televisión.
Lo sucedido en La Parada fue una falta de previsibilidad de conflicto y una coordinación ineficiente con la PNP. Falta de previsibilidad porque la municipalidad no había planeado contar con resistencia a pesar de las advertencias de los comerciantes y de la información que el alcalde de La Victoria había compartido sobre la contratación de matones. Coordinación eficiente porque la Policía Nacional acudió mal equipada y tuvo problemas de coordinación a la hora de fijar la fecha del operativo; la cual, según Villarán, no se les fue comunicada. Estos errores fueron subsanados con el pasar de los días hasta llegar a la victoria final, donde el orden se restablece poco a poco en La Parada y los comerciantes ya están dejando el mercado. Sin embargo, es necesario reflexionar sobre los errores y las responsabilidades para que dichos percances no vuelvan a suceder.

Comunicación política

De este modo, la responsabilidad política debe recaer sobre la autoridad que decidió llevar a cabo la acción (léase, la alcaldía) así hayan sido órdenes del jefe de la Policía. Si la municipalidad se había estado jactando tanto de la gran coordinación con las fuerzas del orden, un craso error sería decir que el operativo fue llevado de manera “impecable”. Aquí es donde cobra importancia una buena comunicación política dentro del municipio, lo cual no suele ser el fuerte de la Señora Villarán.
Parar sacar rédito político de ser la primera gestión municipal en encargarse del arrastrado problema de La Parada es vital comunicar sus logros, responsabilizarse por los errores y establecer mecanismos de apoyo a los afectados por los mismos. Un buen paso hacia ello es el planeamiento que ha circulado por redes sociales (1) donde la municipal busca maneras para no dejar sin empleo a los estibadores o brindar ayuda a los vecinos del cerro San Cosme. Además, no haber dado el brazo a torcer cuando las papas quemadas muestra un compromiso con el ordenamiento de la ciudad y no un pragmatismo puro.
La gestión de Fuerza Social tiene la tarea de defender a capa y espada el accionar a futuro en el mercado mayorista como la mejor decisión posible, sobre todo con una consulta para revocatoria a la vuelta de la esquina.
Anuncios