Sandy, el huracán lleva tu nombre

  • La tormenta arrasó con diferentes países de la zona del Caribe.
  • Completó un recorrido hacia el norte para ingresar a tierra firme por la costa Este de Estados Unidos.
  • Hasta el momento, se registran 26 muertos en su paso por EUA y Canadá. 
  • Las elecciones presidenciales se ven afectadas por el desastre atmosférico. 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Se había formado en asociación de una baja presión por dentro del Mar Caribe a mediados de este mes, y a medida que se desplazaba lentamente en dirección oeste aumentaba de tamaño y su actividad de lluvias y tormentas eléctricas alcanzaba proporciones extraordinarias. A los cuatro días, específicamente el 22 de octubre, se emitió un primer informe de las autoridades meteorologistas de la región, dejando establecido que era la decimoctava depresión tropical de una movida temporada, y cuya formación se ubicaba a solo 515 kilómetros al sur de Jamaica. A las pocas horas, el movimiento de las aguas se convirtió en la Tormenta Tropical Sandy y en el transcurso de los dos próximos días, se terminó por descubrir su magnitud: huracán de categoría uno Sandy, a solo 100 kilómetros de la capital jamaiquina.
El contacto con la costa era evidente y así ocurrió por la madrugada del pasado jueves, fortaleciéndose hasta formar un huracán de categoría dos y recorriendo hasta la provincia de Santiago de Cuba. A su paso por la isla cubana, dejó grandes pérdidas materiales y humanas, contabilizando un total de once muertos en dicho país y una decena desde su comienzo. Considerado desde el comienzo como la tormenta perfecta, la prensa ya nombraba al fenómeno atmosférico como Frankenstorm.
Se estima que en todo su paso por el Caribe, el huracán ha dejado 70 muertos, incontables desaparecidos, durante todo el fin de semana en las costas de Haití, Cuba, República Dominicana, Jamaica y Bahamas —en orden de afectados—. La vulnerabilidad de estos países pobres y sin mecanismos de defensa han sido el causante del número de afectados en la región. El más afectado de todos, Haití, considerado el país más pobre de América, ya contabiliza 51 muertos solo entre sus ciudadanos.
El huracán Sandy continuó su camino hacia el norte durante todo el fin de semana, causando la alarma en toda la costa este de Estados Unidos y las precauciones para la evacuación. Tocó tierra la noche del lunes 29 de octubre, según el Centro de Huracanas de dicho país, en la ciudad de Atlantic City en Nueva Jersey. El toque de queda estaba declarado y las inundaciones de vías principales de la zona costera no se hicieron esperar. Las informaciones se ampliaron con resultados de alerta máxima: el huracán ingresaría en tierra firme por dicha ciudad y comprometería a Connecticut, Nueva York, hasta el sur de Canada en Montreal y Ottawa. Es decir, tener en jaque los próximos tres días a cerca de 60 millones de personas y 23 Estados de la nación. Las zonas más afectadas comprender a más de tres millones de personas en la total oscuridad.
El propio presidente Barack Obama se ha pronunciado sobre la tormenta, a la cual califica de “muy seria y puede tener consecuencias fatales. Me preocupa que la gente esté segura. Incluso finalizada la tormenta, tardaremos días en recuperar la marcha normal de las ciudades, desde el transporte público hasta la restauración de la luz”. Al declarar el estado de emergencia, toda la región Este se prepara para una larga semana, donde las actividades laborales y académicas quedarán relegadas a sótanos y salones de refugio. Placas de madera y bolsas de arena se han puesto en las entradas de los edificios y centros habitacionales del lugar. Se estima que las perdidas económicas podrían alcanzar los 20 mil millones de dólares.
Un hombre fue aplastado por un árbol desprendido de la tierra en el barrio de Queens y otros dos más han perdido la vida en Nueva Jersey. Ellos se suman a las siete muertes adicionales en Nueva York confirmadas por las autoridades. Más informaciones se desconocen hasta el momento, aunque la guardia costera ha informado del hundimiento del Bounty HSM en las costas de Carolina del Norte, que contaba con unos quince tripulantes, aunque permanece desaparecido el capitán del navío, Robin Walbridge. Según la BBC, la cifra de muertos habría alcanzado ya a las 26 personas en toda la zona damnificada de EUA y Canadá.
Las diferentes actividades de los dos candidatos a la presidencia del gigante norteamericano se han debido cancelar y ponen en riesgo las posibilidades de ejercer el voto en al menos dos Estados afectados, Maryland y Carolina del Norte. Autoridades de estos dos lugares han puesto el estado de emergencia por varios días tras la tormenta que meteorólogos han calificado como “la mayor en tocar tierra en la historia reciente del país”. Más emoción se establece en una campaña que se mantiene en una ajustada disputa día a día en las encuesta, a apenas una semana de la contienda electoral.
Anuncios