Una feria con homenajes y dedicatorias

El Parque Kennedy en Miraflores esperaba albergar a más de 100 mil personas, entre turistas y peruanos, vendedores y compradores. Es hoy, 23 de octubre la fecha cumbre, la inauguración de la edición número 33 de la feria más antigua del Perú, que ha traído e impulsado la lectura sin tener que ser obligatoria: La XXIII Feria del Libro Ricardo Palma.
94 puestos se exhiben desde hoy y durante 2 semanas, con libros completamente asequibles… ‘3 soles es prácticamente un regalo’, piensa la multitud. Claro, los precios varían, pero esta feria se aferra a la premisa de estar dirigida a las necesidades y gustos de los lectores más acérrimos de la capital.
Las editoriales han aumentado a 50 nuevos títulos, se programan 120 actividades culturales, presentaciones de libros mesas redondas y recitales en el Anfiteatro Chabuca Granda. La expectativa es, sin duda, tremenda, las familias ya separan en el calendario el domingo para ir juntos a ‘curiosear’, pero el evento, aparte de planear recaudar tres millones de soles en venta, está dedicado al periodista César Lévano.
Esta dedicatoria la presenta la Cámara Peruana del Libro, y César, escritor, promotor cultural y catedrático ha sido el escogido por su insigne trayectoria. No obstante, los homenajes póstumos también se hacen presente, en virtud a los poetas Walter Curonisy, presentando su libro Rehenes del tiempo (FCE) y a Antonio Cisneros, quien en vida fue uno de los invitados más recurrentes en las diferentes ediciones de la feria y que cuenta con un mural para recordar su producción narrativa y poética.

¿Por qué César Lévano?

César Lévano Foto: http://www.larepublica.pe

César Lévano, con esa apariencia de abuelo bonachón, cabeza blanca como el alba y de ojos cansados por el tiempo, es uno de los intelectuales más importantes del país, un luchador y cazador de injusticias, se podría decir.
Director de ‘La Primera’ y de la Escuela de Comunicación Social de San Marcos, ha estado inmiscuido en la lucha política y al periodismo comprometido. Tal vez ese ánimo de justiciero lo heredó de sus ancestros, su abuelo y su padre fueron dirigentes sindicalistas de los panaderos y nunca sucumbieron a la oligarquía ni a los lujos. O tal vez esa actitud de hacer frente a las dificultades de la vida la haya aprendido desde que fue atropellado por un automóvil y tuvo que afrontar la cojera inevitable, sin embargo, esta nunca representó una desventaja.
De cárceles puede hablar mucho, en el 45 cuando se presentaba en la militancia política fue perseguido y encarcelado, víctima del macartismo. Y hace un mes fue notificado de tener una orden de captura por no haber acudido a una lectura de sentencia en un juicio por difamación, cuando curiosamente la notificación no le llegó nunca.
César Levano es imposible de definir en una frase, imposible de presentarlo biográficamente en dos párrafos, es de esas personas que ves en la calle y sabes que tiene un tema de conversación exhaustivo y que podrías pasar horas y horas a su lado y seguirías con ganas de saber y conocer más. Parece que también eso siente la Cámara Peruana del Libro quien homenajea de esta forma a César, dedicándole la Feria del Libro Ricardo Palma.
Anuncios