‘Fujindulto’. Estatus: entregado

Foto: RPP

Alrededor de las 3:00 de la tarde, Keiko Fujimori se presenta junto a sus hermanos Kenji, Hiro y Sachi en la mesa de partes del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos en Miraflores. A pesar de que estos últimos no suelen estar metidos en política, la reunión de los hijos Fujimori responde a lo anunciado recientemente: el pedido de indulto humanitario para su padre quedaría en familia. Los parlamentarios de Fuerza 2011, acostumbrados a defender a viva voz a su líder, habrían de abstenerse.
Luego de entregar los cinco gruesos folios que detallan la solicitud, la ex candidata presidencial se enfrenta al conjunto de periodistas nacionales e internacionales, partidarios y curiosos que se dieron cita en el local. Con tono firme y políticamente correcto anuncia: “Acabamos de presentar la solicitud de indulto humanitario para nuestro padre. Esta solicitud está argumentada, principalmente, utilizando criterios médicos. Hemos adjuntado todas las patologías de las cinco operaciones que ha tenido en la lengua (…) Estamos añadiendo las opiniones de la junta médica que lo ha evaluado a lo largo de este tratamiento de muchos años”.
Sin embargo, Fujimori Higuchi tiene sangre política, sabe qué idea debe reforzar en la opinión pública: “Esperamos que este indulto humanitario, hecho con criterio médico, se resuelva con criterio humano”, expresa.
Alberto Fujimori cumple una condena de 25 en la sede de la Dirección de Operaciones Especiales de la Policía (Diroes) por autoría mediata en crímenes de lesa humanidad y corrupción. Recientemente, una magistrada chilena decidió permitir que fuera juzgado por un nuevo caso, el de los ‘Diarios Chicha’. Además, debe al estado 27 460 216 soles por otra serie de delitos.
La posibilidad de recibir el indulto, es decir, el perdón de sus acciones, ha rondado al ex mandatario desde hace mucho tiempo, siendo un tema recurrente en la campaña de su hija. Desde 1997 ha sido víctima de afecciones cancerosas en la lengua, habiéndosele realizado una última intervención quirúrgica el 19 de septiembre pasado que tuvo complicaciones de cicatrización.
Aunque su hija ha admitido que el tipo de cáncer que padece no es terminal, afirma que también padece de otros males, hipertensión, gastritis, úlceras, problemas vasculares y una fuerte depresión.
“Son una serie de indultos humanitarios que se otorgaron a sentenciados por terrorismo para los que solo bastó que padezcan de gastritis, artrosis, descensos vaginales, hipertensión o diabetes, y hoy no están muertos sino son socios o trabajan en ONG’s que se dicen de derechos humanos”, había manifestado ayer la lideresa de Fuerza 2011.
Al final de su declaración para la prensa en el MinJus, Keiko hace un anuncio que deja, literalmente, la decisión sobre la suerte de su padre en manos del presidente Ollanta Humala: “Cumpliremos con informar al presidente de la República llevándole una carta personal con una copia de la solicitud”. No piden una cita, aclara.
En realidad, la difícil decisión debe seguir su curso antes de llegar a Humala. La solicitud, que además incluye el pedido de evaluación por parte de una nueva junta médica especializada en cáncer de cuello y cabeza, pasará por la Comisión de Gracias Presidenciales, compuesta por 5 miembros, la cual evaluará el caso y entregará un informe al presidente en un plazo no determinado. Eso sí, este deberá tomar la decisión definitiva y, como sabemos, los políticos actúan pensando en política.
Por lo pronto, el vocero del partido oficialista, Jaime Delgado, ha dicho que el respaldo de su bancada al fallo del jefe de estado está garantizado. También declaró: “Hay una combinación de elementos. Hay un factor político, pero también jurídico y de salud. Todos estos elementos se tienen que conjugar”.
El premier Juan Jiménez garantizó que el tema sería analizado por instancias técnicas.

Todos hablan

La situación carcelaria del ex mandatario peruano, definitivamente, es un asunto que divide a la ciudadanía. Sobre la posibilidad de que salga en libertad, varias voces se han escuchado en la escena pública.
A favor (más que Martha Chávez):
Laura Bozzo, no necesita presentación: “Es una vergüenza que no le hayan dado el indulto antes. Hizo cosas malas, pero de que nos salvó del terrorismo, nos salvó (…) Si yo fuera presidenta, hace rato que estaría libre. Ahora resulta que los terroristas son víctimas” (en Panorama).
Juan Luis Cipriani, Arzobispo de Lima: “Me alegra que la familia haya decidido pedir el indulto. Hay demasiada violencia y odio, parecería que hubiera tres países diferentes. Yo no le quiero decir nada al presidente Humala, por supuesto, pero creo que tiene todos los elementos para poder indultarlo”.
Javier Valle Riestra, abogado, ex premier de Fujimori, ex congresista aprista, hablante veloz. “Esté enfermo o no, yo soy partidario de que debe ser indultado, porque ha sido presidente del Perú, está varios años en la cárcel, tiene una enfermedad y es un hombre anciano” (a La Primera).
Raul Castro Stagnaro, presidente del PPC: “Es una persona de 74 años con recurrencia en lesiones cancerosas. Quienes piensan que liberarlo puede impulsarlo políticamente están cometiendo un grave error. (…) Lo peor que puede pasar es victimizar a Fujimori, que muera en la cárcel. Eso perpetuaría una sensación de enfrentamiento”. Sin embargo, no habla a nombre de su partido, en el cual todavía debaten la toma de postura.
Alfredo Crespo, cabeza del MOVADEF: “Pienso que sería un acto de voluntad para iniciar la reconciliación en nuestro país”.
En contra (más que Javier Diez Canseco):
Alejandro Toledo, ex presidente del Perú, “cholo sano y sagrado”: “Indultar como producto de negociaciones, sin causa objetiva que lo justifique, ¡jamás! Ofendería la memoria de las víctimas” (en su cuenta de Twitter).
Henry Pease, ex presidente del Congreso, director de la Escuela de Gobierno y Políticas Públicas de la PUCP: “Fujimori está en una cárcel dorada que no ha existido para ningún preso en el Perú. (…) Es muy posible que se cree una crisis política si procediera un indulto (…) porque se darán alejamientos y críticas al gobierno”. Agregó que la enfermedad de Fujimori no es terminal.
Carlos Rivera, representante del Instituto de Defensa Legal (IDL): “Fujimori podría volver a postular a las elecciones porque no se puede creer que se vaya a dedicar a pintar cuadros recluido en su casa. Es seguro que al día siguiente que se le otorgue un eventual indulto, hará política” (a La Primera).

Colectivo ‘No a Keiko’
Foto: Facebook

Anuncios