Los ‘Millonarios’ del narcotráfico: un equipo arrepentido

los hinchas del equipo colombiano manifestaron sus molestias por las redes sociales. Foto: AP

En el marco del encuentro entre el Real Madrid y Millonarios de Colombia, quienes homenajearían al ex jugador de ambos equipos Alfredo Di Stéfano, se desató una polémica: el presidente del equipo Bogotano, Felipe Gaitán, reconoció la posibilidad de renunciar a los títulos conseguidos por su club en los años 1987 y 1988.
El Trofeo Santiago Bernaéu había terminado con la peor derrota de la historia de Millonario (8-o),  pero todos regresaban a las palabras del presidente Gaitán, quien declaró en la previa del partido: “Renunciar a los títulos tiene muchas implicaciones, pero también tiene muchos mensajes positivos. Es un debate ético muy preliminar. Todavía faltan muchas horas de análisis, muchas horas de discusión”, y seguro tenía razón. Renunciar a dos títulos de hace casi 25 años no es cosa fácil.
Millonarios pasó a ser Sociedad Anónima en busca de estabilizar y limpiar su estado financiero. Gaitán señala que quitarse los títulos sería uno de los objetivos de la nueva administración: “Todos sabemos el desafortunado pasado que hubo en el fútbol colombiano y es algo que la nueva administración, en busca de transparencia, ha puesto sobre la mesa. Aún no hay posición oficial en este momento”, dijo en declaraciones a un medio local.
Los títulos en cuestión serían los obtenidos durante el periodo en el que el narcotraficante José Gonzalo Rodriguez Gacha, alias ‘El Mexicano’, uno de los capos del ex cartel del Medellin, tuvo influencia marcada en el equipo. Millonarios es el quipo más laureado de Colombia, cuentan con 13 títulos nacionales en su haber y los dos primeros (1949 y 1951) los alzó de la mano del homenajeado ‘Rubio’ Di Stéfano.

Titulos en cuestión

A finales de la década de los 80, ‘El Mexicano’ fue el máximo accionista del club azul de Bogotá. Gaitán considera esto como una manera ‘ilegal’ de conseguir los campeonatos, por la procedencia del dinero que iba hacia el club.
En 1987 el ‘Ballet Azul’ alzaba una copa local luego de 9 años, asegurándose además un record sin antecedentes: ganaron todos los torneos que disputaron. Al año siguiente, el equipo sería bicampeón colombiano, igual que en 1953-1954 (la llamada ‘época dorada’), con una nueva marca: 26 fechas sin perder.
Ambos campeonatos fueron conseguidos bajo la dirección de Luis Augusto ‘chiqui’ García, quién arremetió en contra del presidente del club: “Gaitán desconoce cómo se alcanza un título. Me parece una infamia que nos arranquen un par de estrellas que logramos con un grupo de gente y un equipo de trabajo inmenso”. Mario Vanemerak, uno de los referentes de aquel equipo campeón también mostró su molestia, diciendo que “les costó mucho ganarlos” y además ni los ex jugadores ni los hinchas perdonarían a Gaitán la devolución de títulos porque lo considera “una ofensa”.
Por otro lado, La ex candidata a la presidencia de Colombia, ligada a la administración del Millonarios, Noemí Sanín, consideró sana y valiente la propuesta. Jorge Luis Pinto, ex técnico del Santa Fe en la época de los títulos conseguidos (con quien Millonarios disputo palmo a palmo el título del 88), denunció la compra de árbitros por parte de los de Bogotá en aquellos años, pero aplaudió la iniciativa declarando: “me parece un gesto bellísimo, seria histórico para el fútbol colombiano en este momento que el país quiere cambiar su historia con respecto a hechos funestos. Hay que aclarar que son varios equipos, no sólo millonarios”.  Además, el Ministro del Interior de Colombia, Fernando Carrillo Flórez, se manifestó de acuerdo a través de las redes sociales: “Gran lección daría Millonarios. Vamos a ver quiénes se apuntan a seguir el gesto”, escribió en su cuenta de Twitter.

Colombia, el fútbol y las drogas

Pablo Escobar mandó asesinar al árbitro Ortega en Medellín, luego de perder una apuesta por la derrota del DIM ante América de Cali en noviembre de 1989. Foto: Terra

Otros equipos grandes están estrechamente ligados al pasado oscuro de la droga en Colombia. Pablo Escobar, capo del narcotráfico colombiano,  controlaba el cartel de Medellín, y además al Atlético Nacional de Medellín.  El Nacional conseguiría el campeonato local de 1981 y la Copa libertadores de 1989. Escobar murió asesinado durante unas operaciones policiales en 1993.
Más abierto era el apoyo de los hermanos Rodríguez Orejuela, quienes tenían a su mando el cartel de Cali y eran dueños del club América de la misma ciudad Colombiana. El América fue sancionado por el gobierno estadounidense, siendo puesto en la  ‘Lista Clinton’, por implicarse la participación del narcotráfico.  Los Rodríguez fueron capturados en la década de los 90 y extraditados a Estados Unidos.
“No es mala idea y ojalá tome fuerza para que esos títulos se declaren nulos”, anunció en presidente del club América de Cali, Carlos Andrade, quien además sugirió a otros clubes hacer lo mismo.
Un nefasto precedente viene a la memoria; a finales del año 1983, Rodrigo Lara, quien ocupaba el cargo de Ministro de Justicia de Colombia, realizó una denuncia de alto calibre: señaló a los clubes Atlético Nacional, Millonarios, Santa Fe, Independiente de Medellín, América de Cali y Deportivo Pereira eran controlados por personas viculadas al narcotráfico. Lara fue acribillado por sicarios el 30 de abril de 1984.
Anuncios