México: jóvenes en contra del nuevo gobierno

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En el marco de la tradicional ceremonia del Grito de Independencia en el famoso Zócalo de la capital mexicana, jóvenes mujeres pertenecientes al movimiento Yo Soy 132 protestaron contra el presidente electo Enrique Peña Nieto mostrando sus senos desnudos descubiertos con las inscripciones “NO + PRI”, en referencia al Partido Revolucionario Institucional que ha vuelto al poder, el cual habian perdido luego de 71 años de gobierno político sucesivo.
Otras inscripciones rezaban “Fraude”, “Pendejo, no presidente”, escritas en pancartas fueron mostradas en la plaza central, principal escenario de presentaciones patrióticas y políticas de todo el país, pese a controles de seguridad de las autoridades locales. También se utilizaron rayos láser de color verde con los que apuntaron al rostro del presidente actual, Felipe Calderón, de Partido de Acción Nacional, de carácter conservador, mientras daba las clásicas palabras “Viva Mexico” de la festividad.
Este movimiento está considerado como pacifista, lejos de cualquier partido político, laico, plural, humanístico y conformado por estudiantes de educación superior. Desde las últimas elecciones presidenciales, denunciaron una manipulación informativa de la cadena Televisa, en beneficio del entonces candidato Peña Nieto, haciendo posible su elección por control popular.
Transformaciones sociales para un “nuevo México”
El movimiento Yo Soy 132 busca promover cambios como la democratización y transformación de los medios de comunicación, así como la difusión equitativa de información para garantizar “la verdadera apertura mediática y la libertad de expresión”. Además, una serie de cambios en modelos educativos, científicos, del modelo económico neo-liberal, del modelo de seguridad nacional, de la salud y de las políticas sociales.
“Buscaremos una educación verdaderamente laica, gratuita, científica, popular (…) y garantizada por el Estado en todos los niveles”, expresan en debates y manifestaciones. Respecto a la economía, señalan “la experiencia y la historia nos dan la certeza de que el mercado no es la solución de los males sociales y la sociedad debe jugar un rol fundamental de la mano del gobierno para resolver problemas económicos. Necesitamos decisiones sustentables y pacíficas”.
También señalan la necesidad “del retiro de las fuerzas armadas de las funciones de seguridad, detener la criminalización y represión de la protesta social”. Invocan un fortalecimiento de la democracia participativa en la toma de decisiones, construcción de políticas públicas”. Finalmente, sobre el sector de la sanidad, prefieren un enfoque multidimensional e interdisciplinario de la salud que llegue a todos los niveles sociales.
Anuncios