Lo que deja el Festival de Venecia

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Otra edición del Festival de Cine de Venecia se termina y arroja un panorama de películas nuevas para tomar en cuenta en cara a la temporada de premios que ya comienza. La ganadora del León de Oro, principal premio a la mejor película presentada dentro de la sección oficial del concurso, fue la película de sur-coreana Pietà, del experimentado director Kim Ki-duk, que narra la historia de un mutilador de manos y piernas de aquellos que no tienen el dinero para cumplir con deudas de mafiosos.
Pietà, inspirada en la escultura de Miguel Ángel por la aparición de un personaje femenino que cambiará la realidad del protagonista, generó una controversia entre los críticos que no justificaron la decisión del jurado, liderado por el director Michael Mann, como Carlos Boyero, del Diario El País, que la describe como “un problema indigerible que une deseos grotescos y hazañas repetitivas, que hablan todas sobre el propio Kim Ki-duk”.
El maestro, la segunda gran ganadora
La segunda gran ganadora de la gala fue The Master, del director estadounidense Paul Thomas Anderson, quien recibió el premio a la mejor realización de dirección con el León de Plata. Además, esta película que narra el drama sobre la formación de la Iglesia de la Cienciología desde sus creadores, Lancaster Dodd y Freddie Quell, recibió la Copa Volpi al mejor actor por las interpretaciones de Phillip Seymour Hoffman y Joaquin Phoenix, respectivamente. Por último, la cinta se llevó el premio del jurado de la crítica internacional (FIPRESCI) como la mejor película dentro del festival.
Estrenada durante el festival, The Master ha sido recibida por la crítica anglosajona como un “estímulo para los sentidos y un socorro para el alma (…) si alguna vez ha existido una película que pudiera hacer andar a los cojos y ver a los ciegos, podría ser esta”, escribió el crítico Xan Brooks, del diario The Guardian. Por su parte, Boyero la define como “insólita, oscura y tortuosa (…) un ejercicio de gran cine”.
La película de Paul Thomas Anderson da sus primeros pasos para la carrera por los premios grandes de la industria estadounidense y pareciera ser que pisa firme a falta de los estrenos de cintas como Argo, de Ben Affleck; Lincoln, de Steven Spielberg; Les Miserables, de Tom Hooper y Life of Pi, de Ang Lee, entre otros.
También se llevó un reconocimiento importante la actuación de la actriz israelí Hadas Yaron por Lemale et ha’halal (Fill the void) con la Copa Volpi a la mejor actuación femenina; el guión de la película francesa Après mai (Something in the Air) del director Olivier Assayas, nuevo retrato juvenil del famoso movimiento social Mayo del 68; por último, la cinta austriaca Paradise: Glaube (Paraíso: Esperanza) del director Ulrich Seidl se llevó el premio especial entregado por el jurado de la sección oficial.
Anuncios