Vino tinto y amargo

Derecha: Rafael Esquivel, presidente de la Federación Venezolana de Fútbol.
Foto: El Comercio

El partido del viernes trae cola. El cotejo, válido por las Eliminatorias al Mundial Brasil 2014, entre las selecciones de Perú y Venezuela, última y quinta respectivamente, empezó a calentarse este lunes debido a incidentes en el aeropuerto Jorge Chávez, los cuales fueron recibidos con indignación por parte de los directivos de la Federación Venezolana de Fútbol (FVF). ¿Qué paso en realidad?
Los problemas se iniciaron en Venezuela, donde el itinerario planeado por los directivos de la FVF tuvo que retrasarse cerca de tres horas por una serie de problemas en el aeropuerto Simón Bolívar de Maiquetía, Caracas.
Sin embargo, para los siete jugadores de la selección venezolana –mayormente de la liga casera, pero entre los que se encontraba también el volante del Borussia Mönchengladbach, Juan Arango–, el cuerpo técnico y algunos directivos de la federación, los problemas recién habían comenzado.
Según comunicado (ver aquí) hecho por la Federación Peruana de Fútbol (FPF), esta se enteró “al promediar la tarde del lunes” que la ‘vinotinto’ tenía programado arribar a Lima a las 16:30 horas en vuelo charter, es decir, privado.
Ello, sin embargo, no ocurrió porque la autorización de ingreso al espacio aéreo peruano demoraba en llegar. Luego de varios minutos de vuelo en círculos, el piloto del avión que los transportaba decidió ir a la ciudad colombiana de Cali para evitar regresar a Venezuela. A medio camino de Colombia, cuando el combustible ya no alcanzaba para dar la vuelta, el permiso apareció.
“Así pues, el comandante de la nave, ante la posibilidad de retornar a Venezuela, prefirió optar por una parada en Cali, Colombia, pero tras largos minutos de vuelo para dirigirse a la ciudad neogranadina llegó la esperada autorización, aunque ya el combustible no alcanzaba para llegar al aeropuerto ‘Jorge Chávez’ que sirve a la capital peruana.”, informó la FVF (ver nota de prensa aquí).

Mensaje publicado en la cuenta de Twitter de la FVF.

Tras reabastecerse de combustible y esperar la aprobación de un nuevo plan de vuelo, los dirigidos por César Farías, pudieron zarpar hacia Perú alrededor de las 10:00 de la noche. Pero si pensaron que al pisar suelo patrio, al promediar la 1:00 de la madrugada, sus periplos habían terminado, se equivocaron. Su mala suerte –que esperemos dure hasta el sábado– se puso de manifiesto cuando las autoridades migratorias del Jorge Chávez dispusieron una revisión exhaustiva de sus maletas y artículos de mano que incluyó el trabajo de un perro de la unidad antidroga.
Este acto irritó a los venezolanos, especialmente a Farias y a Rafael Esquivel, presidente de la FVF, que tuvo palabras fuertes para comentar la situación: Es una vergüenza la atención que nos ha dado Perú en estos momentos. Las autoridades de la aduana nos han maltratado. Los policías aduaneros nos han sometido al peor escarnio que se puede someter a una selección nacional”, aseguró.
La Federación Venezolana de Fútbol, sumamente afectada por los hechos, ha emitido la siguiente resolución en su página oficial: “Se puede concluir que los factores extrapartido están jugando desde antes del esperado cotejo entre estas selecciones, extrañamente ‘atizado’ por parte de las autoridades peruanas”.
¿Recuerdo de Francia 98? La respuesta de la FPF
Muchos peruanos vieron en este incidente –quizás con satisfacción– un pequeño espejismo de uno de los capítulos más dolorosos de la historia de nuestro balompié. 
Aquél 12 de octubre de 1997, Chile nos dejó afuera de Francia 98 en un partido que estuvo manchado por incidentes extradeportivos: pifias al himno, maltrato físico de los carabineros a los seleccionados, hay quienes afirman que hasta se pusieron altavoces en el camarín peruano que reproducían insultos y amenazas de muerte, todo lo cual terminó por mermar visiblemente la confianza de los entonces dirigidos por el ‘Ciego’ Oblitas.
Sin embargo, la FPF ha salido a desmentir cualquier intento orquestado de molestar a la ‘vinotinto’. Según explica en el mismo comunicado, se le ofreció a dicha selección coordinar las facilidades para el traslado y recepción de manera conjunta, con cargo a reciprocidad, es decir, que en el partido de vuelta lo mismo fuera ofrecido al Perú. Pero esta se negó, prefiriendo hacer los trámites de manera privada.
“En el caso particular de la Selección Venezolana de Fútbol, se le requirió a inicios del pasado mes de agosto, el detalle del apoyo requerido, sin recibir una respuesta inmediata. Únicamente respondieron después de mucha insistencia que realizarían todos sus trámites de manera directa a través de su operador logístico, desestimando la posibilidad del trato recíproco.”, explica el documento.
El gerente de la selección, Antonio García Pye, agregó además que las gestiones en el aeropuerto ya no eran responsabilidad de la Federación peruana: “Después de mucho insistir, nos respondieron que ellos tenían una agencia que les manejaban todo y no necesitaban nada. (…) Al parecer las gestiones que hicieron para volar en el chárter no eran las correctas y no pudieron entrar al país, algo absolutamente ajeno a nuestras posibilidades”.
Otros 18 jugadores venezolanos que militan en ligas extranjeras llegaron a Lima por sus propios medios el mismo lunes para disputar el partido que se jugará este viernes 7 a las 20:15 pm.
Daniel Morales
Anuncios