A 9 años del Informe Final de la CVR: ¿Qué tanto se ha logrado?


“Entonces en la puerta de la calle, me pisotean, me han quitado a mi hijo, se lo han llevado a mi hijo hasta hoy día”. (Fuente: CVR).

Hace 29 años Ada – como la vamos a llamar por ahora -, escuchó tocar la puerta a la medianoche. Tenía que abrirla, aunque supiera que estaba dejando pasar al enemigo. Entre insultos, golpes y amenazas, treinta encapuchados bajaron de un camión del Ejército y capturaron a su hijo menor. A las preguntas desesperadas de Ada solo atinaron a decirle que al día siguiente podría encontrarlo en la puerta del Ejército: “Vieja no llores, mañana lo voy a entregar en el ejército, en la puerta me esperas”. Ada buscó en la Guardia Civil, la Republicana, la Fiscalía, Investigación pero nunca le dieron razón alguna. Hasta ahora ella sigue considerándolo desaparecido, no puede concebir la idea de que haya fallecido sin tener un santo sepelio.
Ada no es la única. La acompañan 15 700 familias de desaparecidos que siguen esperando la exhumación de las víctimas del terrorismo, ya sea el perpetrado por Sendero Luminoso y el MRTA, o por las Fuerzas Armadas. En el Perú existen 6400 lugares de entierro, de los cuales solo se ha exhumado el 13%. A pesar de las recomendaciones de la Comisión de la Verdad y Reconciliación (CVR), uno de los documentos estatales más importantes del país, para elaborar un Plan Nacional de Investigaciones Antropológicos-Forenses, y la exhortación de la Defensoría del Pueblo al Estado Peruano a seguir cumpliendo con sus compromisos, la herida aún sigue abierta para los deudos, que a 9 años de haberse presentado el Informe Final de la CVR, todavía siguen cargando con la incertidumbre de sus ‘desaparecidos’.
Se está avanzando poco
A pesar de que no hay suficiente presupuesto para el Instituto de Medicina Legal (IML) –que se hace cargo de las exhumaciones-, en los últimos 10 años se ha logrado recuperar 2 064 cuerpos en todo el país. Sin embargo, Carola Falconí, directora ejecutiva de la Comisión de Derechos Humanos, argumenta que si se continúa a ese ritmo, se tendría que esperar 80 años para terminar con este proceso. Es por esto, que la implementación de un Plan Nacional de Exhumaciones que permita la identificación de más de 15 000 desaparecidos es totalmente necesaria, sin embargo, aún se encuentra pendiente.
Las dificultades que presenta este plan no son pocas; existe falta de recursos económicos, capacitación de los magistrados, mayor número de peritos forenses especializados, insumos para la realización de pruebas de ADN, entre otros. Es decir, no se cuenta con una política pública de búsqueda de las personas desaparecidas, según la Defensoría.
Asimismo, el representante de la Defensoría del Pueblo, Eduardo Vega, señaló que si bien ha habido esfuerzos, estos sólo se han concentrado en las reparaciones colectivas, y que falta mayor trabajo en las individuales, especialmente en salud y económicas. Así también, resaltó la importancia de la educación en temas de Derechos Humanos, sobre todo a los más jóvenes, para que no se den casos de negación a la violencia, como Movadef, organización popular que pretende una amnistía total y liberación de presos políticos como Abimael Guzmán – fundador de Sendero Luminoso-.
Por otro lado, Gisella Vignoro, adjunta para los Derechos Humanos y las personas con discapacidad de la Defensoría, lamentó el retroceso que se ha dado en procesos judiciales, como el reciente fallo sobre el grupo Colina, que desconoció estándares internacionales en materia de derechos humanos obligatorios para el Estado.
Lima conmemora el aniversario
Esta es una fecha que no ha pasado desapercibida para el país en general. Se han producido diversos actos en conmemoración a los 9 años del Informe Final.
La Municipalidad de Lima realizó un acto de homenaje a las víctimas de la violencia política en la Plaza Francia, denominada como ‘Lugar de la Memoria y los Derechos Humanos de Lima Metropolitana’. El acto consistió en el sembrado de 15 rosales por parte de los deudos, en alusión a las regiones más afectadas en la época de violencia.
La Comisión de Derechos Humanos (COMISEDH) y la Embajada del Reino de los Países Bajos presentarán el libro ‘Los muertos de Ayacucho. Violencia y sitios de entierro clandestinos’ en el Museo Nacional de Arqueología, Antropología e Historia del Perú, en Pueblo Libre.
Y el evento cumbre de la noche se llevará a cabo a las 7:00 p.m en el Memorial ‘El ojo que llora’ y en la Plaza Mayor de Lima, con la presentación del grupo de teatro Arena y Esteras, el Centro de Música y Danza de la PUCP (CEMDUC), y el embajador de la Marca Perú, Lucho Quequezana y su banda Kuntur. Todo esto a cargo del movimiento ciudadano ‘Para que no se repita’.
Paloma Verano
Anuncios