40% de alimentos son desperdiciados en EEUU

En Estados Unidos, el 40% de la comida producida no se utiliza y se convierte en basura, lo cual refiere a 165 billones de dólares al año, incrementando emisiones de gas y afectando los recursos de agua en la región, según un informe realizado por la Natural Resources Defense Council, un grupo activista por el medio ambiente.

Estas cifras son alarmantes si se considera que en el mundo, según la Organización de las Naciones Unidas, en el 2011 contabilizaba más de 800 millones de personas que sufren de desnutrición“.

El análisis elaborado arroja que 9 kilos de comida se convierten en basura todos los meses por cada una de las 311 millones de norteamericanos en todas las areas de producción de comida en el país, desde productores hasta familias, ventas al por mayor, restaurantes y demás.

Según las estadísticas, el 80% del consumo de agua está destinado a la producción de alimentos y el desecho innecesario de alimentos significa que 25% de agua fresca es desperdiciada. Además, los desechos de alimento comprenden el 25% de la emisión de metano, gas de larga duración que condensa el calor en la atmósfera.

La recomendación principal que arroja el informe es el cambio de concepción necesario en la sociedad norteamericana hacia entender la comida como artículos de uso y no de compra. “Tan solo con el 15% de la estadística actual se pueden alimentar 25 millones de personas”, reza la estadística.

DESPERDICIO EN LA VENTA AL POR MENOR

En la actualidad, la industria de alimentos tiene como código esencial que los alimentos deben ser designados como basura si cumplen con apropiadas condiciones de ser desechables. Es, además, signo de buena calidad.

De acuerdo con el reporte, las tiendas de venta al por menor, como los supermercados, ponen los productos recientes en los lugares mas accesibles de la tienda, dejando aquellos que tienen más tiempo, “y no necesariamente una menor calidad”, en el fondo de los estantes.

Una característica aun más alarmante es que los supermercados suelen arrojar los alimentos con empaques especiales por festividades o promociones cuantas estas fechas ya expiraron, aun si están todavía aptos para el consumo.

SIN PLANIFICACIÓN FAMILIAR

Según el informe, las familias estadounidenses tiran el 25% de la comida y refrescos que comprar por un motivo esencial: “la comida ha sido y es tan barata y plena en el país que este recurso ha perdido su valor intrínseco”. Los alimentos son tan poca porción del presupuesto familiar y el costo de tirarla es tan pequeño que ahora los ciudadanos no están interesados en considerar una medición.

Esto es generado por una concepción de compra más que de necesidad, y el problema viene de un “pobre planeamiento alimenticio familiar, desde comprar comida cuando todavía hay en casa o preparar más alimentos de los que entran en cada plato —el tamaño de cantidad de comida en cada plato es 36% más grande que hace cincuenta años—”.

RESTAURANTES Y CAFETERÍAS

Con respecto a la estadística en establecimientos que ofrecen comida, el 70% de estos recursos no son consumidas y por políticas restrictivas sanitarias de volver a utilizar los productos, terminan en la basura. Esto se debe en gran medida a que los restaurantes “almacenan más comida de la que pueden o van a servir”.

En cafeterías escolares, cuya situación es tan alarmante como las antes descritas, el estudio ha recomendado servir el almuerzo posterior al recreo. De esa manera, los alumnos tienen mayor tiempo de comer y mayores energías que recargar; por lo tanto, hay un mayor consumo de lo almacenado y preparado.

Foto: Starmedia

Anuncios