Uso de grilletes electrónicos para frenar superpoblación en cárceles

Cifras de sobre población en penales alcanza más del doble permitido (Foto: Bethrom.wordpress.com)

Las cifras del Instituto Nacional Penitenciario (INPE) hablan de una superpoblación de casi el doble de reclusos en penales de todo el País en relación a la capacidad de albergue. Al respecto, la ministra de Justicia, Eda Rivas, ha resaltado la importancia y urgencia sobre el uso de grilletes electrónicos para interrumpir el llenado innecesario de cárceles con procesados y acusados a la espera de sentencia, aplicando dichos dispositivos y asegurando la vigilancia de las autoridades penitenciarias y policiales de este tipo de personas durante el proceso judicial.

El titular del INPE, José Luis Pérez Guadalupe, refirió a RPP que “si nos siguen faltando los grilletes, continuaremos recibiendo gran cantidad de internos en las cárceles, incrementando la sobre población ya existente”. En cifras, Pérez Guadalupe contabilizó cerca de 4 000 internos ingresados a las cárceles este año que podrían haber permanecido en sus casa bajo este sistema de control y vigilancia, como ya se aplica en otros países de América Latina como Colombia y Chile con resultados satisfactorios, “ejemplo del que estamos aprendiendo”.

Dichos dispositivos tiene la peculiaridad de impedir que el recluso abandone los limites de su vivienda mediante la instalación de un radar que activa una señal para alertar a las autoridades cercanas. Otro modelo permite al acusado ir a trabajar, siempre y cuando responda en la mañana y en la noche que ya salió y regresó a su domicilio

“La tecnología es más barata que mantener un preso en las cárceles, lo cual nos cuesta 20 soles diarios”, refirió el jefe del INPE. Expertos señalaron que el uso de grilletes sería un costo de 8 dólares diarios, casi el mismo que mantenerlos en las penitenciarias. “Si se considera el espacio y la vigilancia policial, estamos ganando”.

ESTADÍSTICAS ALARMANTES

El Instituto Nacional Penitenciario (INPE), elabora un proyecto que determina 77 nuevas mejoras, ampliaciones y construcciones a nivel infraestructura de diferentes cárceles a lo largo del Perú, el cual ha arrojado cifras sobre las realidad penitenciaria en el país.

Todo el paquete de cambios implicaría al Estado peruano un total superior a los 1.300 millones de dólares, pero responden a la urgencia indicada por las cifras: existen 28.637 plazas de reclusión para 59.457 presos en todo el Perú. Este proyecto implementaría 24.254 ubicaciones adicionales para hacer una aproximación relevante a la cifra total necesaria.

Al inicio de la gestión actual del INPE, se inauguraron dos nuevos penales, los de Virgen de Fátina y Tarapoto, para 912 reclusos cada uno. Se ha aproximado que para fin de años estén en operación los centros reclusorios de Satipo, Juanjuí y Yurimaguas, para 986 presos, además de proyectos de ampliación de hasta cinco penales que pasen a albergar más de 2 mil reos.

José Luis Pérez Guadalupe, jefe del INPE, informa sobre la realidad carcelaria en el Perú (Foto: RPP)

Anuncios